¿CUÁNDO PODRÍAS TOMAR LECHE DE ALMENDRAS? 

[vc_row css_animation=»» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»grid» angled_section=»no» text_align=»left» background_image_as_pattern=»without_pattern» z_index=»»][vc_column width=»2/3″][vc_column_text]La respuesta es sencilla ¿cuándo podrías tomar un vaso de agua y comer 3-4 almendras? … ¡CUANDO QUIERAS!

Y es que, detalles más, detalles menos, eso es cada vez más popular, leche de almendras (que sí, según la RAE, si se les puede llamar leches, aunque sean bebidas vegetales/lechadas)

– ¡Oye pero no es cierto, tiene calcio, vitaminas y no tiene colesterol!

Tampoco el agua (y dicho sea de paso, el colesterol no es necesariamente algo negativo) pero en realidad, muchos de esos micronutrimentos son añadidos/enriquecidos (y en parte también por ello es más cara) y otros son cosas que puedes encontrar en 3-4 piezas de almendras (pero 400% más barato).

NO es necesariamente una mala bebida (siempre y cuando no elijas la versión azucarada y tengas el presupuesto para comprarla).
Su principal función es para cubrir la necesidad sociocultural de beber algo lechoso si por alguna razón has decidido no consumir lácteos (por ejemplo, los batidos de proteína quedan mejor así, que con agua).

Y bajo esa premisa, puede ser recomendable si eliminaste la leche de vaca por alguna alergia declarada, intolerancia, acné, algunas enfermedades autoinmunes, ciertos tipo de cáncer o mera filosofía (veganismo)

PERO si lo haces, asegúrate de obtener de otras fuentes, el calcio, la vitamina D y la proteína de calidad (cosas de interés que tiene la leche) las sardinas serían una buena opción.

Información nutrimental:

http://nutritiondata.self.com/facts/custom/278488/2[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_column_text css=».vc_custom_1525500511175{padding-top: 30px !important;padding-bottom: 30px !important;}»]Solicita una asesoría con una nutriologa especialista.[/vc_column_text]

    [/vc_column][vc_column][/vc_column][/vc_row]

    Main Menu